domingo, 4 de junio de 2017

Reseñas Junio 2017



Después de algo de tiempo de publicados puedo por fin dedicarle unas palabras a dos de las obras más destacadas presentadas en la última feria del libro de La Paz (faltándome solamente Epopeya Binacional, la que cumpliré pronto). Espero que la lectura de estas reseñas despierte el interés por adquirir ambas, ya que se trata en los dos casos de material esencial en mi opinión.


Justicia poética
Guión: Pablo de Santis
Dibujos: Frank Arbelo
Ediciones Colihue
112 páginas
Blanco y negro

Una de mis lecturas más placenteras esta última época, por varias razones, porque en historieta nacional lamentablemente no existen muchos proyectos extensos que nos den a los lectores el gusto de ver crecer a un personaje, de ver desarrollarse una trama compleja y deleitarnos con un desenlace que ponga punto final a las aventuras del héroe o heroína o un probable retorno posterior a ese mundo que se construyó página por página, porque el material de Frank Arbelo nunca me será suficiente y porque pude leer por primera vez a De Santis.

Éste último, guionista argentino, hace lo que mencioné, construye y deconstruye a Julio Fux y su mundo de muerte, lo hace con referencias literarias, fuera y dentro de las viñetas, dentro, porque Julio es escritor, además de ingeniero, fuera, porque cita a autores y textos. Si bien Justicia Poética está formada por relatos cortos de 8 ó 10 ó 12 páginas, es un conjunto completo, una novela gráfica que me gustó leer porque lleva su historia sin demasiadas complicaciones. Fux, metido en la escritura de su libro, se ve bajo cierta amenaza al verse cuestionado por una periodista que parece saber demasiado, empezará entonces a llevar un perfil bajo, falta que le hace, ya que su libro está hecho con poemas a manera de epitafios que le dedica a gente que precisamente ha exterminado por motivos personales “justificados”, sin la ayuda de su ‘cíclope’, deberá permitir a la joven acercarse para averiguar más sin dejarle a ella hacer lo mismo, lo que lo llevará a caminar con ojos en la espalda y páginas en blanco en la máquina de escribir.

Destaco el humor dentro de las trágicas historias y cómo éstas se van entrelazando hasta llegar a formar un nudo alrededor del cuello de la misma novela gráfica.

Todo esto que De Santis va narrando no sería posible sin la visión de Frank Arbelo, cubano radicado en Bolivia, quien insufla en sus dibujos la vida y muerte que ha escrito De Santis de forma más que satisfactoria. El trazo de Frank tiene gran influencia de la escuela argentina y la europea, dando como resultado imágenes sofisticadas que son un deleite visual para los que apreciamos la buena narración gráfica. Mujeres atractivas, villanos creíbles y unas sombras capaces de congelar el tiempo dentro de la página, sin duda de lo mejor, no exagero al decir que Frank es hoy en día de los mejores historietistas en territorio boliviano.

En palabras de su ocasional guionista: “Arbelo tiene un dibujo muy fuerte, muy expresivo, cercano a la tradición argentina. Me siento muy cómodo trabajando con él porque da mucha fuerza a los personajes, y a pesar de mis indicaciones más bien parcas, dibuja una Buenos Aires que parece personal y vivida. La cara de Fux, que era lo más difícil de definir, me encanta. Además, Arbelo no es sólo alguien que dibuja muy bien: es un auténtico dibujante de historietas, alguien que “mueve” la página, que le da vida a todo, que piensa en soluciones gráficas específicas para los problemas del guión.”

No hay mucho que agregar sin hacer spoilers, salvo que en mi opinión Justicia Poética empieza con mucha más fuerza que con la que acaba, sin ser eso mella alguna en una obra sólida y redonda.

Si desean tener en su biblioteca material de calidad, no duden en conseguir este libro. Altamente recomendado.


Guía ilustrada de fobias
Varios autores
Editado conjuntamente por Comicornio y Polen Editorial
138 páginas
Blanco y negro

Me desembarazo al principio mismo, este librito me tapó la boca, antes de su lanzamiento no esperaba mucho y me topé con la grata sorpresa que hay mucho material de excelente factura.

Honestamente yo creí que iba a ser un libro mayormente compuesto por autores nuevos que hacen sus primeras armas en el mundo del comic con más entusiasmo que oficio y que los veteranos participarían acaso con una ilustración, pues sucedió lo contrario, para alegría mía como lector pero para preocupación justamente por ese incipiente movimiento que sigue sin hacer lo que supuestamente quiere hacer.
No reseñaré cada obra a fondo porque como pasa en este tipo de compilados, uno se topa con material de todo tipo y algunos están por encima de los otros en cuanto a calidad, eso sí, trataré de comentarlos en su totalidad. También porque no se puede reseñar mucho de trabajos cortos.

Tampoco comentaré las ilustraciones (Aunque si me apuran, diré que me gustaron mucho las de Valeria Arancibia y la de Juan Carlos Mamani) porque no me considero con ninguna autoridad para hacerlo, lo mío es leer. Lo que sí, va una protesta a todos esos pseudo-autores que no pueden hacer un par de páginas de comic para algo tan interesante como esta guía de fobias, nada contra los ilustradores, ellos saben quiénes son, dirijo mi protesta a los que se dicen a sí mismos historietistas y de eso tienen muy poco o nada. 

Empecemos con la edición, el librito está bien hecho, la intención de la tapa, de parecer de cuero a modo de los antiguos vademécum es interesante, lo malo es que no resultó del todo y quien más sufrió fue la linda ilustración de Sebastián Antezana que no se nota demasiado.
El tamaño es útil, lo comprobé personalmente a la hora de manejar el tomito por ahí y por allá, pero sinceramente hay tantos buenos trabajos que me hubiera gustado más una edición un poco más grande.

Uno esperaría que al ser una guía de fobias (miedos) la mayoría de las historias tendrían el miedo plasmado en sus páginas, pero no, es el humor el vehículo más recurrente para contar los temores de estos autores, quizá la obra más angustiante se trate de “agujas”, del peruano Yaguas, que más que terror trasmite angustia. Otro intento es el de Samuel Vargas. Pero si tengo que ponerle una etiqueta a todo el volumen, no puedo más que poner que el humor es protagonista mayoritario.

Firma el trabajo de edición Karina Molina quien también hace de revisora del material junto a joaquín cuevas, lo malo de esto es que hay comics donde la edición no parece haber puesto un solo pie y la revisión directamente salió corriendo ante tantos errores ortográficos, me refiero especialmente al comic de Samuel Vargas, que me hizo taparme la cara y elevar una plegaria por el castellano. En la edición también creo que se podía evitar repetir las fobias con un poco más de organización, hay temas repetidos hasta tres veces y aquí tocamos un punto especial, ¿trata este volumen de reflejar la fobia  de los autores? Algunas de las mejores historias siguieron este patrón, pero otros mostraron lo que entendían por fobia o alguna que les pareció interesante como para trabajarla, entonces, tal vez para darle mayor diversidad a los comics se podía coordinar para que una vez tomado un tema, este no sea repetido por los demás. También está el feo detalle de omitir en la lista de autores a Nika, que me parece que se llama Fabiola, es la autora de uno de los dos trabajos sobre tripofobia del libro, ese tipo de detalles no puede permitirse en trabajos de estas características por muy primerizos que sean en este tipo de proyectos.

Parece que todo es palo, pero no, repito nuevamente, el libro en general me gustó mucho y se nota que a la gente también, sé que se vendió bien en la FIL del año pasado y que se sigue buscando hasta ahora.

Los puntos destacables:
es el primer volumen de relevancia que aglomera tantos autores desde la Venganza Boliviana, libro que data de 2011, así es, 5 años.
Contar con autores extranjeros. Un par de invitados al festival aportó con sus trabajos para darle variedad extra a este libro.
Que los autores sean en su mayoría de buen nivel. Tener entre sus páginas a Alejandro Salazar o Frank Arbelo ya hace que valga el precio de tapa y doblemente meritorio es que hayan logrado que estos dos importantes autores hagan comics para el libro. Excelente.

Variedad y autores nuevos, Si bien mencioné que algunos autores no dan la talla, eso no quita que tener tanta variedad de estilos y técnicas no sea un punto alto de la Guía Ilustrada de Fobias, una especie de catálogo de lo que se está haciendo en materia de historieta y también de ilustración en nuestro medio, aunque no sea un panorama completo, es muy significativo, sumado a que hay gente que está empezando este camino del noveno arte.

Entre esos nuevos valores destaco a Diana Cabrera, Rocío Terceros, Andrés Montaño y José Coria.

Entre los autores con trayectoria siempre es bueno ver a los citados Al-Azar y Arbelo, además de a Joaquín cuevas, Armin Castellón, Paola Vásquez y Damián Moreno.

Perspectiva de repetirse. El buen resultado de este volumen hace presumir que sus editores tienen la mesa servida para continuar reuniendo a los buenos autores participantes de esta primera experiencia, aumentar otros y volver a la carga. Espero sinceramente que así sea.

Vamos con los comics.
Al-Azar de entrada nos anestesia contra el terror, hallo muy complicado tener sensibilidad al miedo después de las hilarantes tres primeras páginas de la guía, que sea un preludio refuerza mi hipótesis: Este no es un libro de terror. Supertoga, entrañable personaje de Al-Azar se enfrenta al miedo hasta ser su víctima, relato breve, mordaz y escueto que demuestra la maestría de uno de los mejores autores locales.

Joaquín cuevas presenta “Claudio”, breve y entretenido relato que también recurre al humor y la autobiografía para mostrarnos su fobia, me agradó ver un intento de nuevo estilo de dibujo de parte de cuevas, ya que nunca he sido fan del que ha usado hasta ahora, pero esas prometedoras viñetas terminan sucumbiendo a su estilo habitual más simple y correcto que no disfruto mucho. 

Andrés Ibañez se la juega con el clásico recurso del “no se me ocurre nada” y lo vuelca en uno de los relatos más entretenidos del libro. Aunque su puesta en página, me refiero a sus viñetas, no me parecen del todo acordes a su historia, me divirtió bastante, además de su fobia, Andrés aprovecha para contarnos más de él con referencias a sus preferencias cinematográficas, literarias, etcétera. Un muy buen comic.

Lo de Andrés Montaño me parece de lo mejor del libro, no sé si esa sea la fobia personal del autor, pero tampoco me importa, porque me sumergí en la historia desde la primera viñeta, acompañé al señor Molina (molino que gira sin fin) hasta la frase final que quizá sea lo único que no me gustó. Andrés es un autor que poco a poco va consolidándose como uno de los mejores y es para mí el portaestandarte de la nueva camada de autores de comic boliviano. Siempre espero ver y leer más de él.

El trabajo de Einar Vargas me pareció pobre en cuanto a gráfica y sin ideas en cuanto a historia, no me terminó de decir nada y el único esfuerzo que noté de parte del autor fue el  poner una extensa lista de los comics que forman parte de su colección para en la siguiente viñeta desentenderse del artificio de “convencer” al lector de que no estamos leyendo un comic al dejar los lomos de los comics en blanco. No vi fobia por ningún lado más que la que se formó en mí por los comics de este muchacho.

Con Samuel Vargas me pasa que veo mucha diferencia entre sus comics y las ilustraciones que comparte en sus redes sociales, hablo de diferencia de calidad, de lindas ilustraciones paso a viñetas oscurecidas casi inentendibles que no me convencen de la capacidad de dibujo del autor, por ejemplo el zapato que pisa a la araña, estoy seguro que está más en mi imaginación que en la viñeta donde debería estar. La historia es interesante pero la desarrolló en muy poco espacio, lo que resulta en la alarmante cantidad de hasta 12 viñetas por página que hace tediosa la lectura y que su comic se me pase sin mucho entusiasmo.

José Coria me pareció un autor interesante, no había visto nada de él o por lo menos no lo recuerdo. El dibujo es bueno pese a su sencillez y la historia comparte los mismos atributos, mi ‘pero’ radica en que no siento haber leído nada sobre fobia en su relato, nada, incluso con el título claramente escrito al principio siento que fue un comic metido un poco a la mala en esta guía. Espero ver más material de este autor en un futuro.

Eduardo Yaguas sí se metió en lo profundo de sus temores o por lo menos lo representó así. Con una clara influencia de Charles Burns, Yaguas trabaja en esa dimensión su relato, la angustia, la incomodidad, no hay otra parte en la guía de fobias donde sienta esa sensación tan vívidamente, en este caso no por las agujas, sino angustiado por el autor y su preocupación personal.

Armin Castellón es un muy buen autor, neurótico como pocos, nos muestra quizá no su mayor miedo, pero sí una de sus muchas incomodidades, su estilo versátil y bien definido agradan a la vista, la lista de disgustos del autor, tan extensa como sus peroratas mentales, divierten sobremanera. Estamos frente a un sobreviviente. :)

Lo de Paola Vásquez es bastante bueno, una narración clara y conmovedora del temor del personaje y/o la autora. Un dibujo acorde a lo necesario para la historia que me deja con ganas de leer más producción suya. Sus cinco páginas demuestran que se puede economizar viñetas sin sobrecargarlas. El alivio cómico del final da cuenta de una autora que hay que tomar en cuenta y que debe ser exigida a producir más.

Frank Arbelo más que temor nos muestra su mayor repulsión y lo hace hasta el punto de contagiarnos dicha repulsión, de ponernos en sus zapatos y darle plena razón, su trazo expresa cabalmente lo que quiere contarnos, nos hace tragar la píldora, con asco, pero la experiencia es más que satisfactoria.

Diana Cabrera es otra grata lectura en la Guía de Fobias, su primera viñeta es soberbia, no sé si soy sólo yo, pero veo en su trazo mucho de Susana Villegas, así que quiero seguir viendo material de Diana, aunque su historia se trate más de rasgos psicóticos que de fobias, es entretenido y sobre todo, bien dibujado.

Rocío Terceros es una autora que ya está dando de qué hablar por su gran talento en el dibujo, pero no había leído nada de ella, por eso justamente extrañé la palabra en su historieta muda. Pese a que su relato funciona, a mi parecer se redondeaba más usando un par de frases que ayuden a ser más clara en algunos aspectos, de todas formas uno podría quedarse satisfecho sólo con el dibujo de tan alto nivel.

Damián Moreno definitivamente me gusta más, o sea, su trabajo, cuando está fuera de El Lustra, esta historia está llena de sentimiento, un humor más sutil y un resultado más satisfactorio, quizá tenga que ver que es obviamente una historia auto-biográfica. Mi única queja sería la sobrecarga de sombras en algunas viñetas, por lo demás es un trabajo que me gustó mucho.

Nika, quien no aparece en los créditos, presenta un relato con un origen dramático bien relatado, muchos saben de mi resistencia al ‘manga boliviano’ pero el mérito que hallo en Nika es justamente el haberme hecho olvidar que está HACIENDO manga y mostrarme que está USANDO el manga para contarme una HISTORIA, me gustó mucho su relato por lo que seguramente trataré de conseguir lo que produzca en el futuro.

Fernando López fue mi mayor frustración en la guía, conozco por demás su enorme talento gráfico, pero esta historia hace aguas por varias partes, para de todas maneras terminar en un no sé qué que me deja una sensación de que faltan páginas o algo así. Fernando es el único autor de todos los participantes que recurre a la mitología nacional para presentarnos a un ser terrorífico del folclore boliviano, pero lo hace de forma poco efectiva, poco atractiva y poco convincente, si bien empieza con un planteo con buen gancho, luego no llena la expectativa creada, máxime si tomamos en cuenta que la mayoría de las viñetas están oscurísimas y no se aprecia realmente lo que está pasando. Lamentablemente su final, es uno de los más débiles de todos los del libro.

Bueno, hasta aquí llega mi bla bla bla sobre este volumen, me sobrepasé pese a la brevedad dedicada a cada trabajo, pero creo que esta producción merecía ser comentada con la mayor extensión posible, dada su importancia.

Quiero felicitar de verdad a los impulsores de la Guía Ilustrada de Fobias, ya que sé por experiencia que no es fácil hacerlo, que opinar sobre el libro acabado es una cosa y sufrirlo desde su concepción hasta verlo impreso es otra muy diferente. De todas maneras las críticas sirven para mejorar o subsanar errores y en la mayoría de los casos, para ignorarlas.

domingo, 7 de mayo de 2017

Los comics perdieron altura (nota de La Razón publicada el2016)


Esta nota fue publicada hace un año en el periódico La Razón. Desconozco el motivo por el que no existe una versión digital en la red, debido a que es un tema de interés general, transcribo la nota completa.

Se acerca el 15avo. viñetas con altura y hasta ahora no se ha sabido nada que haga creer que las cosas han mejorado. Para el momento de publicación de esta nota, la fanpage de viñetas con altura había publicado la invitación al evento a realizarce desde el 15 de junio sin adjuntar absolutamente ninguna otra información.



TENDENCIAS

Domingo, 19 de junio de 2016



LOS COMICS PERDIERON ALTURA
Los aciertos apenas compensan los errores del Festival Internacional de Viñetas, que necesita más público y recursos.

Jorge Soruco LA RAZÓN


La visita del dibujante David Lloyd y el interés que despertó en el público en general fue uno de los puntos más importantes de un Festival Internacional de Historietas Viñetas con Altura que necesita renovarse, según reconocieron los organizadores del evento, que se celebró en La Paz del 5 al 12 de este mes. "Tenemos una estructura que ha funcionado en estos últimos años, pero que ya presenta un desgaste. Hay que renovarse y pensar algo original para el próximo año', indicó Alexandra Ramirez, actual presidenta del colectivo Viñetas con Altura.



El punto más alto del festival fue la participación del historietista británico David Lloyd, coautor del cómic V de Vendetta. La llegada del artista atrajo la atención de un público más variado del que usualmente se presenta en las actividades del evento. Los organizadores reconocieron que la mayor parte de los asistentes acudieron atraídos por la posibilidad de conocer a uno de los profesionales más destacados del área que se haya invitado al festival. "Incluso los que no han leído nunca un cómic saben qué es V de Vendetta, gracias a la película y al simbolismo que luego se le ha atribuido a la máscara del personaje', recordó Ramírez.


A esto se suma la total disponibilidad del autor, quien no solo compartió con el público en general en al menos cinco ocasiones -en la inauguración de la muestra “L de Lloyd” (Espacio Simón L Patiño), en una charla el viernes 10 de junio y en las actividades generales del festival como inauguración, clausura y feria de publicaciones-, sino que también revisó las carpetas de autores nacionales y ofreció recomendaciones. Pero tanta actividad también representa un gran reto con vistas a la realización de la próxima edición del festival, que exige la llegada de otra estrella del noveno arte.


Esto no significa que el evento haya estado carente de grandes artistas. Ariel Olivetti, Tomas Giorello, Matías Bergara, Laerte son algunos de los invitados internacionales que llegaron al país. Sin embrago, Joaquín Cuevas, integrante del colectivo, reconoce que se trata de figuras tal vez para especialistas, poco conocidas por los lectores del cómic comercial estadounidense y para el público en general. "Tenemos contactos con otros personajes importantes, el problema es la falta de recursos. El Espacio Patiño aporta mucho en esto, pero nosotros como organizadores tenemos que encontrar la manera de financiar por nuestra cuenta la llegada de los artistas", dijo Cuevas.


OBJETIVO. Otro problema que enfrentan los responsables son las acusaciones de que el encuentro se enfoca demasiado en los artistas del cómic y se deja de lado al lector y al coleccionista. Los responsables reconocen que este error se ha dado y que los talleres y los encuentros han pecado de estar dirigidos principalmente a quienes ven en el cómic el medio para expresarse, y no tanto para quien los lee. "En mi caso, lo que pasa es que si bien me gusta leer cómics, más me interesa aprender cómo mejorar mis trabajos. El interés del lector es otro y debo reconocer que nos hemos olvidado de esto, y es algo que hay que tomar en cuenta”, reconoció Cuevas.


Sin embargo, el festival tiene contemplada una feria de publicaciones, donde los invitados, autores y tiendas especializadas presentan sus nuevos lanzamientos. Pero este año solo hubo uno importante: la compilación de historietas sobre la Guerra del Chaco Epopeya II, producida por autores bolivianos y paraguayos. "Tenemos que volver a posicionar el festival para que los autores presenten allí sus obras y no en otros eventos", dijo Ramírez.


Pero el XIV Viñetas con Altura también se puede apuntar grandes éxitos, principalmente la consolidación de la celebración del festival en otras ciudades. Actualmente los organizadores se encuentran en Oruro, donde se realiza hasta hoy el evento en la ciudad. Esta extensión del encuentro fue resultado de la iniciativa del grupo Urus Delirium, que el año pasado se contactó con el colectivo para que llevar parte de las exposiciones a la capital andina. "Fue una gran experiencia hay mucho interés en este arte en Oruro y para esta versión los organizadores consiguieron mayor financiamiento y espacios para que sea más grande", indicó la presidenta del colectivo.


Entre las actividades programadas estaban la feria de publicaciones en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Técnica de Oruro y un taller de Marco Tóxico. También viajaron Frank Arbelo, los integrantes del grupo peruano Quscomic y los artistas venezolanos Noir Yaguara y Juan Díaz, quienes aportaron con muestras de su propia producción.


El evento en Oruro finaliza hoy, pero del  1 al 5 de julio se trasladará al espacio mARTadero de la ciudad de Cochabamba, donde se realiza por tercera vez. "Hay cada vez más interés en el cómic en Bolivia tanto en la creación como en el consumo. No solo el festival ha llegado a otras dos ciudades, sino que también hay más autores emergentes en el resto del país", destacó Ramírez.


Una de las pruebas de esta expansión es que el salón de autores noveles Tinta Fresca incluyó trabajos de artistas de Cochabamba, Oruro y Sucre. En las actividades se registraron participantes de al menos cuatro ciudades, muchos de ellos con historias y fanzines ya publicados. El mismo David Lloyd destacó esta característica del festival "Es muy refrescante que exista una organización que trabaje por mostrar al cómic como arte y ayude a su difusión. Esto permite crecer y da oportunidad a los nuevos historietistas para presentar sus obras”, sostuvo durante el acto de inauguración.


Pero estos aciertos pasan desapercibidos por falencias en la información. El fallecimiento de Mauricio Salazar, quien colaboraba con la estrategia de comunicación desde (hace) varios años, dejó un vacío que los organizadores no supieron cubrir. "Nos sobrepasó y fallamos en muchos puntos. No logramos que la llegada de Lloyd fuera de conocimiento general y eso redujo la asistencia, indicó Ramírez.


cuevas considera que para la 15 edición se debe encontrar un nuevo esquema de trabajo que renueve el festival, tomando en cuenta los factores que afectaron el de este año. Uno de ellos es la ubicación de las muestras y de las actividades. La sede fue la Casa de la Cultura cuya ubicación, en el centro de la urbe, justo en la ruta de todas las manifestaciones, hace que muchas personas desistan de asistir. Y también cuenta el cansancio de los organizadores, acumulado tras tantos años: "Vamos a seguir trabajando pero es saludable que las nuevas generaciones tomen las riendas”, puntualizó cuevas.


Un festival de claros y oscuros que necesita cambios y traer más autores de renombre


JORGE SILES - HISTORIETISTA Y GESTOR CULTURAL


Ha finalizado en La Paz el festival de historietas más importante del país. Haciendo un repaso delo que la edición número 14 del Festival Internacional Viñetas con Altura ha dejado en cuanto a cifras, resultados y expectativas puedo decir lo siguiente.


Lo positivo. Si algo se puede destacar de esta edición del festival es sin lugar a dudas la llegada del autor británico David Lloyd, cortesía de la Fundación Simón I. Patiño, coorganizadora del evento. La gestión de Francisco Leñero fue muy acertada al permitirle al público paceño compartir una charla con el autor del emblemático título V de Vendetta, obra firmada junto al maestro Alan Moore, e incluso darle la oportunidad a unos cuantos autores locales de poner en evaluación del reconocido artista sus portafolios y recibir un par de consejos personalizados.


La exposición de las obras de Lloyd en la galería de la Fundación Patiño fue además la más concurrida y gustada por el público, gesto retribuido por el inglés incluso con el obsequio de souvenirs de su editorial. En resumen, un invitado de grandes ligas que revivió aunque sea un poco esa característica de los grandes festivales de otrora.


Como segundo punto destacable estuvo la presentación del concurso plurinacional de historieta de parte del Ministerio de Culturas, mismo que dotará de 20000 bolivianos de premio al primer lugar, aunque fue una presentación más que todo estratégica y bien pudo hacerse fuera del festival. Definitivamente queda como uno de los momentos más altos de esta edición.


Iba aponer como tercer punto el hecho mismo de que se siga organizando el festival pese a las adversidades, pero después de pensarlo más, creo que ya no se puede mirar hacia otra parte a la hora de evaluarlo objetivamente.


Lo negativo. La ausencia notoria de autores de renombre. Si se quiere atraer público y mantener el prestigio del festival, se debe ser muy cuidadoso al elegir el material que se presenta. Lamentablemente cada año se cuenta con menos invitados y los que lo son, en su mayoría, vienen por cuenta propia por lo que no se hace una selección seria y mucho menos una curaduría de las exposiciones programadas.


Punto aparte merece la situación de los autores nacionales. Es positiva la inclusión del salón Tinta Fresca, que según la organización pretende fomentar la formación de los nuevos valores en historieta, promoviendo autores emergentes y apoyando nuevas publicaciones. Lo que no se puede permitir es que no hayan más invitados que ellos, porque la gente que no conoce esta situación puede creer que estos autores, que hacen sus primeras armas en la narración gráfica, son Io más destacado del territorio nacional, lo que proyecta una imagen general del movimiento que deja bastante que desear.


NOVEDADES. Si no hay nuevos autores que merezcan el título de "invitado', destaquemos a los autores que ya han sido invitados y que siguen produciendo material de calidad. En lo personal, no tendría problema de tener a Álvaro Ruilova o a Frank Arbelo cada año en una sala de exposición si me muestran su nuevo trabajo. Creo que ahí la organización peca de poco visionaria a la hora de promover la historieta a mayor público y le falla al movimiento activo al no tomarlo en cuenta.


Prueba de ello es que prácticamente nadie prepara publicaciones para el festival. Se presenta material pasado o, a lo mucho, fanzines. Los autores en su mayoría optan por la Feria del Libro, tiendas especializadas o cualquier otro espacio para presentar sus obras.


La informalidad de la organización a la hora de definir algo tan primario como el programa de actividades es otra cosa que requiere atención urgente. Circularon hasta tres programas del festival, diferentes unos de otros, y sumado a eso, actividades como talleres, desfile de cuerpos pintados y otros se cancelaron, en algunos casos, y cambiaron de horario o fecha en otros, con horas o minutos de anticipación. Y la cerecita sobre el pastel la encontramos en que el catálogo del festival salió el último día del evento.

Fruto de todo esto, la asistencia ha sido la más baja de todas las 14 ediciones, animándome a decir que no se sobrepasó las 500 personas.


Comparado a las 10.000 de mejores épocas, podemos sacar nuestras propias conclusiones. Nos acercamos a la edición número 15 y Viñetas con Altura debe corregir urgentemente esta clase de situaciones y devolverle un poco el brillo que poseía. Esperemos que los que tienen que hacerlo, evalúen de forma consciente el resultado de esta edición del festival y se preparen de verdad para la del año que viene.


lunes, 10 de abril de 2017

Entrega del Premio Municipal de Historieta de Cochabamba 2016

Mamay página 01
Se ha dado a conocer que los premios de la secretaría de culturas del municipio cochabambino han pasado por una serie de dificultades que ha imposibilitado que se hagan efectivos los pagos de las versiones 2016 de sus diferentes concursos. Concretamente, en el caso de las historietas premiadas, hasta la fecha no se han entregado los respectivos premios monetarios a los primeros y segundos lugares.

Consultada al respecto, la cabeza de dicha repartición brindó esta nota en el matutino Los Tiempos. El link de la nota lo tienen haciendo clic aquí.

Ninoska Lazarte, secretaria de Culturas, admite que hubo un retraso en la entrega de los premios municipales literarios y de artes plásticas, correspondientes a los concursos municipales lanzados en abril del año pasado y de los cuales, ya se definió los ganadores.
Lazarte asegura que en un mes tendrá todo listo para emitir los pagos correspondientes a los ganadores de cada convocatoria y llevar a cabo la presentación de las publicaciones de las obras ganadoras de los concursos literarios.
Después de una revisión documental de concursos realizados por la entidad en años anteriores, se pudo dar cuenta que las premiaciones se desarrollaban generalmente cada fin de año, por lo que existe preocupación por el retraso en las gestiones de los concursos de 2016.
Al respecto, Lazarte mencionó que “las publicaciones están siendo revisadas por los editores y están en proceso de diseño, por lo que calculamos que en un mes tendremos todo listo para la presentación y premiación. Admito que nos retrasamos, pero nunca dejamos de pagar, pagaremos a los premiados y publicaremos las obras”, indicó en entrevista con Los Tiempos.
El pasado mes de abril de 2016, se lanzaron 10 convocatorias para diferentes concursos entre los que figuran, en el ámbito literario, el X Concurso Plurinacional de Novela “Marcelo Quiroga Santa Cruz”, el X Concurso Plurinacional de Cuento “Adela Zamudio, el IV Concurso Municipal de Poesía “Edmundo Camargo”, y el III Concurso Municipal de Dramaturgia.
Todos ellos tuvieron un plazo de vencimiento entre los meses de septiembre y octubre del año pasado, lo que implicó un par de meses más para la evaluación y selección de los ganadores por parte de los jurados y la posterior edición y publicación de las obras ganadoras; no sucedió así, por lo que la actividad ya no corresponde a desembolsos de la gestión 2016.
En el caso de los concursos referidos a otras áreas artísticas  como el V Concurso Municipal de Historieta, el III Concurso Municipal de Títeres, el III Concurso Municipal de Humor Gráfico e Ilustración, el XIV Concurso Plurinacional de Acuarela “Salón Municipal de Verano” y el LIX Concurso Plurinacional de Artes Plásticas “Salón Municipal 14 de Septiembre”, la Secretaria indicó que hubo retrasos en dos de los procesos de desembolso, por lo que las partidas correspondientes a estas actividades, no se consolidaron hasta diciembre y se trasladaron a un reformulado de presupuesto de 2017.
Lazarte indicó: “el trámite está siendo evaluado por Secretaría General de la Alcaldía, siguiendo el proceso normativo que tienen toda actividad en las instancias públicas, lo que lleva tiempo y la organización de documentación y papeleo”.
La Secretaria considera que todo estará consolidado en un mes a más tardar, cuando convocará a los participantes para un evento donde se hará la presentación de los premiados y las publicaciones ganadoras.

 ---------------

A continuación, les dejo como constancia el acta del fallo del jurado. Para los que no lo sepan, el formato de premiación del concurso de Cochabamba, fija que se premie a dos primeros lugares y a dos segundos lugares, esto por un principio de equidad con el que personalmente no estoy muy de acuerdo, pero vamos, al participar uno acepta las reglas del convocante. De todas maneras, se hace claro el orden de los trabajos para que se distinga claramente el primer, segundo, tercer y cuarto puesto. Esperemos que la situación se subsane pronto y los autores podamos gozar del premio ofrecido por el concurso convocado.

ACTA DEL FALLO DEL JURADO CALIFICADOR
V CONCURSO MUNICIPAL DE HISTORIETA
Recuperación de cuentos, mitos o leyendas locales

Reunidos en instalaciones del Salón Augusto Céspedes de la Casa de la Cultura en fecha 29 de noviembre de 2016, los miembros del jurado calificador designados para el certamen: Walter José Gómez Gutiérrez, Joel Josue Ojeda Colque y Javier Menchaca Barrera.

Al certamen se presentaron 5 historietas.

Tras la lectura inicial de las bases de la convocatoria del certamen y el acuerdo metodológico de evaluación, cada uno de los jurados hizo una respectiva selección de obras, que posteriormente fue defendida.
Tras una votación de ponderación acumulativa, se decide el siguiente fallo:

PRIMER PRIMER PREMIO:
Autor: Jorge Siles y Oscar Zalles
Título: Mamay

SEGUNDO PRIMER PREMIO:
Autor: Javier Antonio Quisbert Pairumani
Título: La Roca del Ultimo Hijo del sol

PRIMER SEGUNDO PREMIO:
Autor: Moises Poma Uturonco
Título: No me olvides

SEGUNDO SEGUNDO PREMIO:
Autora: Jimena Heredia Illanes
Título: El Viaje de Tititla

El jurado calificador solicita otorgar una mención de honor a:
1.- Autor: Luis Fernando Gutierrez Pelaez
Título: Melodía Infernal

Miembros del jurado:

Walter José Gómez Gutiérrez                                                Joel Josue Ojeda Colque

Javier Menchaca Barrera 


Es de destacar (para mal) el magro número de participantes, que hace que el otrora más prestigioso concurso de historieta de Bolivia se convierta en una especie de premio consuelo donde casi el 90% de participantes obtuvo un premio económico. Llamada de atención para los organizadores que deberán poner más empeño para futuras ediciones.

A continuación les dejo un par de páginas del primer y segundo lugar que para efectos de esta edición se consideran los dos primeros premios.

Mamay, obra mía y de Oscar Zalles, adaptacíón de la conocidísima leyenda del Jukumari a la que quisimos darle el tratamiento que creemos que se merece. Por cierto, independientemente de que se realice la publicación de parte del municipio del volumen recopilatorio de los comics ganadores, les adelanto que podrán disfrutar de Mamay en su versión final y a color en una nueva publicación que se viene pronto.

De los autores: Somos dos amigos a los que nos gusta hacer comics.
Mamay página 02
Del trabajo de Javier no sé mucho, salvo lo que ustedes también pueden apreciar en estas dos páginas que tuvo la gentileza de ceder para el blog. 


Javier nos ha enviado esta reseña de sí mismo.

Javier Antonio Quisbert - “Xavier Xionus”
Dibujante, pintor e historietista boliviano. Además de dedicarse al arte, es titulado de la Carrera de Turismo de la Universidad Mayor de San Andrés en la ciudad de La Paz.
Incursionó en la labor de historietista en 2012, habiendo creado el colectivo de estudiantes de arte Gaia Unit. Realizando exposiciones en técnicas como la tinta china, el pastel, acrílicos y publicando cómics de los que destacan: “Chuquiago Toons”, “La fábrica de fenómenos” y el manga “Sendika”.
En 2013 en una iniciativa conjunta con la editorial C&G, publica la colección de historietas “Tradiciones y leyendas de La Paz” con un amplio recibimiento por parte del público nacional.
Desde el año 2014 se desempeña en la enseñanza de la creación de historietas, habiendo participado como facilitador en diferentes instituciones privadas y públicas.
Sus obras en dibujo artístico e historieta han llegado a ser exportadas a la Universidad de Berkeley de California, Estados Unidos desde 2015. Debido a la fuerte relación con los símbolos y mitos bolivianos que aparecen en sus trabajos.
Dentro las bellas artes su trabajo fusiona elementos simbólicos andinos con tecnología y biomecánica. Respecto a la historieta, los estilos que maneja van desde el inspirado por el comic americano, pasando por las influencias manga, hasta la caricatura. Siempre incluyendo contenidos visuales y argumentales relacionados con la cultura boliviana.