sábado, 14 de abril de 2007

Introducción

"DIBUJO… LUEGO EXISTO"

Los orígenes del comic y del arte secuencial pueden ser trazados a lo largo de cientos de años a través de la historia de la cultura. La narrativa gráfica como una forma de comunicación pictórica comenzó en tiempos Paleolíticos, probablemente antes de que otras habilidades de lenguaje humano fueran desarrolladas. Arte cavernario, decoración corporal y el diseño de objetos funcionales representan algunas de las primeras expresiones visuales del pensar y el sentir del ser humano.

Nuestra aventura de palabras e imágenes empieza en estas antiguas épocas, cuando simples dibujos adornaban las paredes de cuevas. Estas imágenes a veces mostraban criaturas tales como bisontes y antílopes, cuyas creaciones pudieron haber sido parte de un ritual para asegurar una cacería exitosa. Imágenes impresas con las manos, una especie de “firma” individual, fueron además comunes y nos hablan en una forma muy directa. En culturas posteriores, tales como las de Mesopotamia y Egipto, observamos “palabras” asociadas con imágenes que comenzaron a desarrollarse en sistemas de lenguaje escrito. Estas “secuencias de imágenes” primitivas registraron historia antigua, las primeras leyes, códigos de conducta y movimientos del sistema solar.Mientras las sociedades se volvían mas “civilizadas”, nuevas formas de narrativa gráfica continuaron desarrollándose. Con el advenimiento de la imprenta en los años 1400, las imágenes y palabras, producidas en masa, se convirtieron pronto una parte de la vida de todos. Cuando estudiamos la historia del arte, vemos incontables ejemplos de esta forma de expresión. Dentro de este contexto observamos a la narrativa gráfica contemporánea como una extensión natural.

Este blog intentará crear un espacio de información y retroalimentación para el lector, a manera de presentación y para ponernos al día, empecemos con un extracto del libro “100 Graphic Novels for Public Libraries” de Steven Weiner, fundamental para todo coleccionista, aunque es inédito en el País, es posible su importación a pedido. Sean bienvenidos.

Breve Historia del Comic Americano
© Steven Weiner
"100 Graphic Novels for Public Libraries"
Kitchen Sink Press, 1996
ISBN 0-87816-415-4

Los comics americanos empezaron en 1895, con la publicación de la primera caricatura en una tira de periódico, The Yellow Kid. La forma de la tira cómica llamó la atención del público, y como resultado, la tira cómica se hizo muy popular en la primera parte del siguiente siglo. Las tiras cómicas, dominicales y diarias, fueron presentadas en casi todos los periódicos de los Estados Unidos.

Los comics propiamente dichos no se hicieron populares sino hasta los años 1930s , y fueron en un principio reimpresiones de las tiras publicadas con anterioridad en los periódicos. De todas formas, mientras la ficción Pulp decaía en popularidad, publicadores de material popular cambiaron con frecuencia hacia historias contadas en formato comic para reemplazar el género Pulp. Para mucha gente que estudia este campo, los años 1930’ fueron sin duda definitorios para la industria del comic: muchos de los superhéroes que gozan de popularidad hoy en día fueron creados durante los años predecesores de la Segunda Guerra Mundial.

Como género, el comic reflejaba la cultura popular. Los comics de la década de 1940s tenían un sabor bastante patriótico, mientras que los de los 1950s tenían un tono más conservador. Coexistiendo con el elemento conservador se hallaba una facción radical de comics de horror, crimen, y ciencia ficción. Los 1950s fueron además el periodo donde el campo del comic fue atacado con el pretexto de estar corrompiendo la moral de la juventud americana. El libro del Dr. Fredric Wertham, Seduction of the Innocent, acusaba a la industria del comic y culpaba a ésta y a los comics por la delincuencia juvenil. Preocupados, los publicadores de comics crearon e instauraron el “CÓDIGO DE COMICS” ("Comics Code") pautas para un aceptable o inaceptable contenido. Los comics más populares de la década de los 1950s fueron los comics románticos, los comics del oeste(western), y la revista MAD.


Los comics de superhéroes regresaron en los años 1960s. Cuando América se había convertido en una sociedad más introspectiva, los nuevos superhéroes estaban imbuidos con miedos y desafíos.

Los 1960s además presenciaron el surgimiento de los comics underground, comics que expresaban descontento con los patrones establecidos de la sociedad americana. Los comics de Superhéroes eran vendidos en estantes de farmacias; los comics underground eran vendidos en tiendas comunes. Esta práctica de mercadeo fue única en el campo del comic; antes de la aparición de los comics underground, los publicadores de comics habían tratado de vender sus productos a la gama de audiencia más amplia posible, pero los comics underground demostraron que un producto podía ser exitoso ofreciendo a los lectores ideales políticos o estéticos similares a los que éstos poseían y que compartían con los creadores de éstos comics.


En los años 1970s, las “Convenciones de comics” se iniciaron, donde los vendedores ofrecían comics raros o valiosos a precios de coleccionista. Fuera de esta atmósfera, la tienda especializada en comics nació. Las líneas underground y convencionales encontraron suelo común en las tiendas especializadas, quizá además debido a que ambas tendencias se hallaban fuera de lo aceptado por la cultura popular. Como concepto, las tiendas especializadas de comics funcionaron, en parte debido a que su espacio permitía a los publicadores un contacto directo con los lectores, y como resultado, muchos publicadores experimentaron con diferentes tipos de comics, a diferentes segmentos del público consumidor de comics.

Otros factores que fueron también importantes: Los creadores de Comics en los Estados Unidos estaban utilizando los métodos de caricatura desarrollados por artistas y escritores Japoneses y Europeos, brindando mayor sofisticación a los comics americanos. Los comics underground se alejaron de la cultura popular y principal del comic, pero utilizó personajes aceptados de estos mismos comics para examinar creencias y actitudes previamente inexploradas por la mayoría de los creadores de comics convencionales.

En los años 1980s, los superhéroes se convirtieron en personajes ajenos a la sociedad, poseían problemas y personalidades complejas. El arte se hizo más expresivo y las historias más trabajadas. Comics que no eran de superhéroes se expandieron, crecieron y se hicieron más intrincados y literarios que antes.

La sofisticación del campo de los comics y las novelas gráficas americanas puede ser el más grande movimiento literario de la historia de los Estados Unidos. La novela gráfica, una sofisticada historia tipo libro, usualmente contenida en un solo volumen, fue creado en 1978 por Will Eisner. Esta forma creció y se hizo tan popular que para fines de la siguiente década,
muchos publicadores dejaron de producir periódicos y concentraron sus esfuerzos exclusivamente en las novelas gráficas. Es dentro del formato de novela gráfica que uno encuentra bastante del más interesante y variado trabajo hecho por el medio del comic hoy en día.
(Fin del extracto)

De todas formas hasta la década anterior que surgieron las novelas gráficas y se vivió lo que se considera como la “guerra de las empresas”, el comic no ha vuelto a vivir épocas de gloria, por lo menos no en nuestro País, no sucede lo mismo en Norte América, que pese a haber sufrido un decaimiento muy significativo a fines de los
años1990s, ha presentado una mejora increíble estos últimos cinco años, de la mano de innovadoras formas de promoción del comic y la ayuda de dos elementos fundamentales: los 1980s y el medio cinematográfico, de esto hablaremos en ediciones posteriores.
Publicar un comentario